Un rápido paseo por la Basílica de Guadalupe

BASILICA_DE_GUADALUPE_VIAJA_BONITO_2.jpg

Visitar la Basílica de Guadalupe puede resultar una experiencia sorprendente para quienes no han tenido la oportunidad de conocerla, pero también para quienes ya la hemos visitado y nos seguimos maravillando con todo lo que podemos encontrar, no sólo hablando de religión, sino también de su historia, la arquitectura de sus templos y capillas, la belleza de sus jardines y todos aquellos detalles y curiosidades de los que no nos percatamos la primera vez que la conocemos; aproximadamente la visitan entre 17 y 20 millones de personas anualmente, por tales razones, resulta ser un gran atractivo turístico dentro de la Ciudad de México.
Recuerdo que cuando era niña, estudiaba muy cerca de la Basílica, cuando mi mamá iba a recogerme junto con mi hermana después de la escuela, era normal que cruzáramos todos los días el atrio de regreso a casa; justo a la mitad podemos encontrar el carrillón de la Villa de Guadalupe inaugurado en el año de 1990 que, en ciertas horas, ofrece un espectáculo con música y juego de campanas que deja perplejo a quién transita por ahí, debido a esto, era común quedarnos a observarlo durante esos minutos; este moderno campanario resulta espectacular, ya que por sus dimensiones es casi imposible no verlo desde cualquier punto; cabe mencionar que está constituido por cuatro relojes: astronómico, solar, tiempo real y calendario azteca, el cual fue creado y diseñado por el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez al igual que la actual Basílica.

d-640x300.jpg

La nueva iglesia circular construida entre los años de 1974 y 1976, se originó debido a los hundimientos que empezaba a presentar la vieja iglesia afectada por el vecino convento de las Capuchinas; además de la constante demanda de feligreses que asistían a solicitar alguna petición y dar gracias a la Virgen, también por las crecientes peregrinaciones y la celebración anual del 12 de diciembre. La iglesia se realizó para albergar aproximadamente a diez mil personas; a la entrada de la misma, podemos observar de frente un cuadro con la imagen de la Virgen de Guadalupe y justo en la parte de arriba una representación de la cruz. Una de las curiosidades que me resulta interesante es que la estructura de arriba representa el manto de la Virgen que pareciera “cobija” a quienes van a visitarla, sin olvidar mencionar que, en el año de 1979, el papa Juan Pablo II visitó por primera vez la actual Basilica.
A su alrededor, existen varias capillas como el templo del Pocito, conocido con ese nombre debido a que su construcción está cerca de un manantial y justo al centro se encuentra ubicado un pozo. Otra construcción que se puede encontrar, es la capilla de Indios, que se originó por órdenes de Fray Juan de Zumárraga (personaje a quién se dirigió Juan Diego para contarle acerca de la aparición de la Virgen y le brindara su apoyo para la construcción del templo donde se le venerara), lugar donde podían asistir los indios que comenzaban a aceptar la religión católica.

VIEJA IGLESIA Y CONVENTO DE LAS CAPUCHINAS.jpeg


También no podemos olvidar visitar uno de los templos más representativos, la iglesia del Cerrito ubicada en lo alto del Cerro del Tepeyac, mejor conocida por ser un lugar donde se dio origen a la aparición de la imagen de la Virgen Guadalupana a Juan Diego; justo en éste templo se plasma en imágenes esta bella historia. Sin olvidar mencionar que existe un panteón ubicado a un costado de la capilla del Cerrito que es complemento de esta, aquí se encuentran descansando los restos de personajes ilustres, presidentes, historiadores, políticos, periodistas, escritores, entre mucho otros hombres y mujeres notables. Al pie del cerro se encuentra la fuente de Quetzalcóatl y la ofrenda que son esculturas forjadas a base de piedra y bronce; este es uno de los lugares preferidos por los visitantes, ya que pueden tomarse fotografías junto a ella.
No obstante, también hay un museo que a grandes rasgos plasma una colección de arte religioso y sacro que es considerado como parte de un patrimonio cultural del pueblo mexicano.


Como se puede observar, la Basilica y los demás recintos que se encuentran en conjunto a ella, componen un acervo histórico, cultural y religioso que está a disposición de todo el público en general y a todos los creyentes de la religión católica.
Pero esto no es lo único que podemos encontrar, también hay lugares a su alrededor que se pueden visitar, como mercados, puestos y locales donde se pueden comprar todo tipo de cuadros y recuerdos con la imagen de la Virgen; asimismo, deleitarse con una gran variedad de comida mexicana que puedes disfrutar junto con unas deliciosas “gorditas de la Villa” que se encuentran prácticamente alrededor de toda la Basilica y se identifican en su mayoría porque se puede observar como las preparan, colocan en un pequeño anafre y envuelven en papel china de colores. Es por ésta y muchas más razones que no puedes olvidar visitar la Basilica de Guadalupe.